El Diezmo
¿Una rara costumbre, una obligación o una expresión de agradecimiento y amor?

Por Roberto Rodríguez

Génesis 14:20
Y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano y le dio Abraham los diezmos de todo.

El diezmo:¿Obligación o expresión de amor?

Como podemos ver, el diezmo fue traído a Jehová desde los tiempos antiguos, este versículo es el primer registro del diezmo en la Biblia como un acto de agradecimiento y amor a Jehová. En Génesis 28:22, nos dice de la siguiente manera:
Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartare para ti.

En este pasaje Jacob le hace un voto a Jehová en Bet-tel. Tanto los patriarcas como los profetas y reyes de Israel sabían la importancia del diezmo, no porque Jehová se los impusiera sino porque en lo más profundo de sus corazones sabían
que debían hacerlo como una expresión de agradecimiento y amor a su Señor. Hay muchos pasajes en Génesis, Levítico, Números, Deuteronomio, Nehemías, Malaquías y Hebreos que nos hablan sobre el diezmo y sus diferentes formas.

Me gustaría hablar un poco sobre un chico, al cual llamaremos Enrique, que se convirtió en cristiano a los 11 años de edad, llevado a una iglesia evangélica por su mejor amigo.

Como todo recién llegado, siempre estuvo dispuesto a trabajar en la iglesia con mucho ánimo y amor. Hasta los 25 años siempre escucho hablar del diezmo, aunque, tristemente, de la misma manera que muchos otros cristianos hoy en día, le otorgo a Dios su tiempo, trabajó en la obra, pidió Dios que cuide a su esposa, su familia, su trabajo y salud.

Pero cuando se trababa de las finanzas, simplemente no quería o podía dar el diezmo. Enrique no comparte la idea del diezmo, como cientos de cristianos “maduros” en nuestras iglesias. El diezmo es una de las tareas más difíciles, tanto en los nuevos como en los ya viejos en la fe de seguir al pie de la obediencia.

Cuando usted diezma, le dice a Dios: gracias Padre por la salud para trabajar, gracias por el alimento que nunca falta en la mesa para mi y mi familia, gracias por estar físicamente apto para hacer mi trabajo. A través del diezmo usted demuestra una acción de amor y agradecimiento a Dios.

Así como usted paga la hipoteca de su casa, la luz, el agua y otras utilidades, su iglesia también necesita su ayuda económica para pagar sus gastos y el salario de sus pastores que duramente trabajan en la obra.

Aprendamos cada vez que recibimos nuestro cheque a decir gracia Padre, gracias por tu provisión. En fin, aprendamos a poner en nuestra mente el diezmo antes de ponernos a pesar como lo gastaremos el fin de semana.

Enrique siempre ofrendó pero nunca diezmó. No fue hasta los 25 años donde el comenzó a pensar y a preguntarse así mismo: ¿como es que mi situación económica no cambia? ¿Que estaré haciendo mal, si trato cada día de hacer lo que a Dios le agrada?

Fue entonces, en una charla con su mejor amigo Luis, que, comentándole su inquietud, su amigo le respondió ¿has leído alguna vez lo que dice la Biblia acerca del diezmo en Malaquías 3:10-11?

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

Y justantemente, no hay ningún pasaje en la Biblia mas que este, donde Jehová le dice a su pueblo “probadme”; y a ti te dice lo mismo.

Jehová te dice: “Séme fiel en tus diezmos y pruebame, y veras si Yo no cuido de tus finanzas, si no te proveo un trabajo, salud y animo para trabajar y sabiduría para administrar sabiamente tu dinero.”

Desde ese momento, Enrique comenzó a diezmar y su situación económica ha mejorado. Desde entonces, no puedo quejarme de haberle entregado mis finanzas a Dios, cinco años atrás, y mi situación ha mejorado cada año.

2 Corintios 9:6-7 dice así:
Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segara escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente segara.
Cada uno de cómo propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Cuando diezme hágalo con una actitud de agradecimiento, con amor y con alegría de corazón, y vera los resultados en su vida.

Dios bendiga ricamente su estado espiritual y financiero.

  Links Sobre Nosotros Nuestras Creencias Contactenos Nuestra Misión Legal